Salud física y mental

Aprende a cuidarte

El ejercicio tras una operación para reducir peso

Deja un comentario

Pietro Mulas y Ester García, cirujanos plásticos, estéticos y reparadores de la clínica www.plastic-clinic.es, nos hablan sobre la importancia de la actividad física para el control de peso a largo plazo.
Diferentes pacientes pueden tener diferentes necesidades y habilidades. A medida que avanzas en tu programa de acondicionamiento físico, tu cuerpo se vuelve más eficiente en la misma actividad, lo que significa que tiende a quemar menos calorías. A medida que pierdes peso, el número de calorías quemadas por hora tiende a disminuir también. Y así, a lo largo del tiempo, es necesario aumentar gradualmente la intensidad o la duración de tus actividades de acondicionamiento físico. Tu cirujano o entrenador puede tener recomendaciones específicas para ti en este sentido.

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE EJERCICIO Y OBESIDAD

P: ¿Cuánto ejercicio debo hacer?
R: Las recomendaciones actuales para la actividad son 150 minutos de actividad moderada cada semana tal como caminar rápido, trotar, Zumba, nadar, o usar máquinas de ejercicios. Ten en cuenta que la capacidad de tolerar con seguridad el ejercicio difiere de persona a persona. Por favor, asegúrate de que tolerarás el ejercicio elegido y la cantidad que hagas de el.
P: ¿Cuánto tiempo después de la cirugía puedo hacer ejercicio?
R: Depende del tipo de ejercicio. Debes comenzar a caminar mientras permaneces en el hospital, a menos que se te indique lo contrario. A medida que sanes, comienza a aumentar el tiempo de ejercicio e intensidad. Tu médico le liberará para aumentar su actividad según tu progreso. Después de la cirugía, ejercicios como pesas, abdominales, o cualquier esfuerzo abdominal deben esperar hasta que obtengas el visto bueno de su médico.

P: ¿Qué tipo de ejercicio debo hacer?
R: Incluye ejercicio aeróbico (“cardio”), resistencia (fuerza) y flexibilidad en tu rutina para obtener los mejores resultados. Prueba diferentes programas de ejercicios para encontrar lo que es más adecuado para ti. Aprende lo que está disponible en su comunidad a través de su programa bariátrico, centros locales de fitness y otros pacientes. Los ejercicios de agua caliente (como la natación o ejercicios aeróbicos de agua) son excelentes para aquellos con dolor en las articulaciones. Los videos de ejercicios para realizar encasa son otra opción si no tienes acceso a un gimnasio cercano.

MANTENER LA CONFIANZA Y MEJORAR LA SALUD MENTAL

No es sorprendente que cuando una persona experimenta cambios importantes en el estilo de vida y el cuerpo después de la cirugía, se producen grandes ajustes en cómo pensamos acerca de nosotros mismos y cómo los demás piensan de nosotros. Algunos pacientes ganan mucha más confianza a medida que cambian con éxito su estilo de vida y controlan su peso. Otros luchan con seguir viéndose afectados por la obesidad. Los matrimonios y las relaciones pueden ser tensas con los ajustes que se producen. Las relaciones fuertes pueden volverse más fuertes cuando los involucrados se comunican y trabajan a través de estos cambios. Las relaciones débiles pueden fracturarse y sufrir como resultado de estos cambios. La dinámica de tu lugar de trabajo puede cambiar; algunos de tus compañeros de trabajo pueden apoyarte y animarte, mientras que otros pueden ser todo lo contrario. Por todas estas razones, el acceso a un profesional de la salud mental experimentado puede ser una parte importante de la recuperación postoperatoria. Por encima de todo, cada paciente debe estar preparado para los “baches en la carretera” a lo largo del viaje, ya sea el conflicto interpersonal, el estrés matrimonial, una complicación quirúrgica o una estancamiento en la pérdida de peso.
Los hábitos alimenticios quedan afectados frecuentemente por las emociones, el estrés, el aburrimiento, el comer sin sentido, o incluso los trastornos de la alimentación. Estos son muy comunes, pero no siempre se ven. Si comes para aliviar el estrés o comes cuando estás lleno o no tienes hambre, debes buscar ayuda adicional de tu cirujano, psicólogos calificados o terapeutas del comportamiento.

LOS ESTABILIZADORES DE PESO

Una vez que haya pasado la cirugía, su vida será para siempre diferente. Su cuerpo ha sido modificado para darle una oportunidad de superar un estado subyacente genético, metabólico, ambiental o estilo de vida de la obesidad. Estas son fuerzas poderosas que crearon un “punto de ajuste de peso” insalubre donde su cuerpo probablemente ha estado, casi como un termostato que se establece demasiado alto. Tu cuerpo es muy eficaz en tratar de mantener ese peso y prevenir el cambio. A medida que pierdes peso, es importante saber que tu cuerpo tratará de establecer un nuevo punto de ajuste. Esto conduce a estancamientos periódicos del peso. Esto es normal y esperado. No te desanimes cuando te estanques, ya que estas son partes normales y necesarias del viaje de la pérdida de peso.

SUEÑO Y ESTRÉS TRAS LA OPERACION BARIÁTRICA

Un patrón de sueño saludable es otra clave para el éxito del control de peso. Establecer una hora de acostarse regular no es sólo para los niños. Incluso los adultos se benefician de los tiempos regulares de sueño, y de dejar a un lado el tiempo suficiente para dormir. El sueño inadecuado ha sido identificado como un factor que contribuye al aumento de peso. A medida que intentas mejorar tus hábitos de sueño, hay técnicas que te pueden ayudar: evitar la cafeína por la noche, hacer ejercicio por la mañana temprano (no en las pocas horas antes de acostarse), y crear un ambiente pacífico en el dormitorio, tranquilo, no demasiado brillante y que sea cómodo. Además, muchos pacientes tienen apnea del sueño antes de la cirugía bariátrica. Mientras que la apnea del sueño puede mejorar con la pérdida de peso, es importante continuar con tu tratamiento para la apnea del sueño. Debes discutir la conveniencia de cambiar el tratamiento de la apnea del sueño con tu médico antes de realizar cualquier modificación.
El manejo exitoso del estrés es otro pilar del éxito postoperatorio. Sabemos que el estrés no controlado puede conducir a malas decisiones que pueden hacer descarrilar tus intentos de perder peso.
El estrés puede sofocar tu éxito si no se reconoce y se maneja. Incluso antes de la cirugía, es importante cultivar hábitos y relaciones que alivien el estrés. Las relaciones fuertes con la comunicación abierta, el ejercicio regular, y los hábitos relajantes como la meditación o el yoga son formas de lidiar con el estrés. Los grupos de apoyo están disponibles en muchos programas de pérdida de peso. Estos proporcionan un lugar para interactuar con tus proveedores de atención médica y con otros pacientes para compartir historias, prestar apoyo y continuamente ser educados con los últimos avances en el campo de la medicina de la obesidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s