Salud física y mental

Aprende a cuidarte

Cirujanos plasticos: entre la fama y la vanidad


Deja un comentario

Fama y Vanidad en la cirugía estética

Un famoso cirujano plástico de Ucrania posa en selfies con las pacientes inconscientes y desnudas sobre la mesa de operaciones, después de trabajos de aumento de pecho y comparte las fotos en las redes sociales.

La clínica de Kiev del cirujano plástico Edgar Kaminskyi cuenta con una lista de espera de más de un año, y esto a pesar, o más bien precisamente por las imágenes gráficas o fotografías realizadas por el cirujano. Edgar Kaminskyi, de 31 años, comparte extraordinarias vídeos y fotos en los medios sociales de sus operaciones de cirugía de senos, mientras les pide a sus “fans” a  que compartan sus fotos y vídeos y el den “me gustas” si están impresionados con sus imágenes.

En un vídeo en particular, el cirujano casado con una ex modelo de Playboy, expone los pechos de su paciente y cuenta: “Pronto los podrás ver en las playas de Kiev – y no sólo allí ‘
Sorprendentemente, el Dr. Kaminskyi, que se queja de que un ’70 por ciento ‘ de sus pacientes necesitan un psicólogo en lugar de un cirujano plástico, dice que las mujeres han accedido a ser filmadas y que al hacerlo y compartir los vídeos y fotos en las redes sociales, esto no ha hecho más que aumentar su negocio, de forma que como dijimos, la espera para ser intervenido por el doctor es de un año.

El cirujano nos dice que todos los vídeos en Periscope se organizan después del acuerdo con los pacientes, los cuales firman un documento de consentimiento para ello. Ciertamente ver estos vídeos, da a la gente una idea clara de lo que están firmando. Los aspirantes a ser sus pacientes en su clínica de Kiev, pueden ver exactamente lo que sucede cuando van por el quirófano, gracias a sus imágenes gráficas y de vídeo.

Sin embargo, todo este tipo de imágenes y vídeos utilizados con fines de marketing y promoción ha levantado ampollas en la Asociación de Cirugía Plástica Estética (BAAPS). Así la cirujano María O’Brien, consultor cirujano plástico y miembro del consejo BAAPS, fue muy explícita cuando dice que: ‘las imágenes pre y post-operatorias, cuando se utilizan profesionalmente y con respeto, pueden ser muy útiles para los pacientes, sin embargo, el uso inadecuado de las fotos y los medios de comunicación social es la explotación de los pacientes más vulnerables, y  es mi opinión, que durante una operación, un cirujano debe centrarse totalmente en esa operación, y no en el marketing para su propio beneficio personal. ‘

No obstante sus fans no parecen demasiado preocupados, y con una lista de espera de un año, el Dr. Kaminskyi no tiene escasez de mujeres dispuestas a desembolsar las 4.260 libras que factura por un aumento de senos.

Poder, exhibicionismo, ganas de ser el centro del universo, relevancia, codicia…. son algunas de las emociones y razones que han podido dar lugar a este tipo de acciones. Y lo más preocupante es que parece que no es un caso aislado, ya que se han relatado ya varios casos que utilizando estas mismas prácticas han dado lugar a exactamente los mismos resultados: fama, notoriedad y relevancia dando como resultado final enormes listas de espera para los pacientes. ¿Son estos cirujanos plásticos adictos a la fama y la vanidad?

Anuncios
Cirugia Estetica: orgullo y/o vanidad


Deja un comentario

Cirugía Estética: entre el Orgullo y la Vanidad

Vivimos en una época de reivindicaciones y derechos tendentes a dar rienda suelta a nuestros sentimiento y pasiones: alegría, tristeza, orgullo, satisfacción y por qué no decirlo también vanidad. Los cambios de imagen de nuestra estética corporal se han convertido en una moda que ha venido para quedarse, fomentada desde todos los medios de comunicación, desde revistas de moda, cine, televisión…y ya no se ocultan, sino que forman parte de las conversaciones habituales entre mujeres y hombres de todo tipo.

liposucción sin cirugía

Banalización de la cirugía plástica

Cirugías y retoques en el siglo XXI

Los procedimientos de cirugía y medicina estética son cada vez más frecuentes y las mujeres al igual que los hombres, ya no ocultan los retoques que se realizan para verse mejor, o cambiar su aspecto físico con el fin de poder aspirar a un mejor puesto de trabajo, o tener mayor éxito con las personas del sexo opuesto. Donde antes cualquier persona que se había realizado un procedimiento de cirugía estética, trataba de ocultarlo, hoy en día aparece una tendencia contraria en la que las personas exhiben en la mayoría de los casos en su círculo de amigos íntimo, los cambios en su físico tras la realización de un procedimiento quirúrgico de cirugía estética. Ya no se ocultan los tratamientos sino que se comparten con orgullo.

Otro tipo de tratamientos menos invasivos como los tratamientos con bótox, rellenos con ácido hialurónico y en general aquellos que no requieren pasar por el quirófano, se plantean aun estando a gusto con uno mismo y con la única intención de evitar el envejecimiento, más bien por motivos de vanidad. Una moda que se impone por la sencilla razón de que otras mujeres y hombres lo hacen. Los cambios que no requieren cirugía plástica al ser más económicos son los más comunes y se aplican cinco veces más que las intervenciones estéticas en quirófano. La ridiculización que antes se hacía a las personas que cambiaban algún aspecto de su imagen, ahora adquieren importancia. Quienes antes se burlaban de esas personas piden consejos y lo ven como algo natural.

Las intervenciones quirúrgicas son tan habituales que forman parte de una rutina como asistir a la peluquería, realizar una dieta o cambiar el maquillaje para verse más presentables. Las personas quieren aparentar juventud y belleza, para conseguirlo asisten a las consultas médicas solicitando aumento de mamas o liposucción, siendo los tratamientos más demandados. En Estados Unidos solamente en 2014, se llegaron a realizar 15 millones de procedimientos cosméticos.

Razones y argumentos

Veamos ahora cuales son las principales razones que sostienen esta tendencia:

  • Los costes cada vez más asequibles influyen en la decisión de ponerse en las manos de un cirujano plástico o médico especialista en medicina estética para realizarse un tratamiento estético, que devuelva la firmeza de la piel en el rostro, aumente los pechos o reduzca los depósitos de grasa corporal.
  • Ofertas, ofertas y más ofertas de tratamientos estéticos: para cualquier procedimiento estético, Basta con buscar en Google “ofertas de aumento de pecho” por ejemplo, para encontrar una gran cantidad de clínicas que fomentan estos tratamientos, facilitando a las personas incluso acuerdos de financiación, en los cuales la intervención se paga a xx euros al mes.
  • Los medios de comunicación: en la actualidad las Redes Sociales, televisión o prensa, banalizan este tema y presentan casi una alfombra roja para todo el mundo. Las mujeres muestran orgullosas sus vendas públicamente, después de ser intervenidas por una cirugía estética.
  • En algunos países son deducibles los impuestos de estas operaciones, con el argumento de contribuir a la salud tanto física como mental. En lugares como Irán donde las mujeres cubren su cabello,las rinoplastias los han convertido en líderes a nivel mundial de este procedimiento.
  • Las mujeres en especial se sienten cómodas para comentarlos entre sus íntimas, por la gran aceptación que existe en la sociedad sobre los tratamientos estéticos.

La aceptación de esta forma de vanidad en la sociedad actual convierte la estética en algo común, que forma parte de una conducta aceptable que se reconoce y fomenta. Los cambios más habituales que se solicitan en las clínicas de cirujanos plásticos, son entre muchas otras el aumento de senos, levantamiento de glúteos y labioplastia. Las cuestiones de apariencia forman ya parte de un cambio inclusive para merecer un trato preferencial.